Nueva publicación

Nueva publicación
Tres artículos: Medio ambiente y conflicto armado; Editoriales sobre el proceso de paz con las Farc; y Acción colectiva y asentamientos en Cali. Memorias, 2018.

Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018

Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018
2 asentamientos: Los Samanes del Cauca y Navarro, ubicados en el jarillón del río Cauca.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.
Resultado de un proceso investigativo, este libro en coautoría da cuenta del tratamiento periodístico dado por el Diario El País de Cali, a los hechos y circunstancias que hicieron posible el desplazamiento forzado en Colombia y la aparición de la categoría Desplazados. 2016

domingo, 31 de marzo de 2019

LAS LUCHAS DE LA MINGA INDÌGENA


Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo

La Minga[1] indígena que por estos días tiene en jaque las economías de por lo menos tres departamentos del suroccidente del país, bien puede considerarse como el último bastión de resistencia contra un modelo de desarrollo abiertamente insostenible desde las perspectivas socio ambiental, política y ecológica. Desde una visión exclusivamente económica, ese modelo de desarrollo, fundado en actividades extractivas (minero energéticas) y en una agricultura anclada a la gran plantación tecnificada, sigue siendo sostenible para unos pocos, por cuanto a los dueños del gran capital poco o nada les importan asuntos como el Cambio Climático y la pérdida de ecosistemas valiosos, estratégicos y frágiles. Y mucho menos, a los grandes capitalistas les interesa eso de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por el contrario, al gran capital le interesa seguir produciendo riqueza y concentrándola en pocas manos; ampliar la frontera agrícola (léase agroindustrial) y apropiarse de baldíos y acaparar tierras con fines de especulación inmobiliaria. Baste con mirar lo que viene sucediendo en la altillanura y los procesos de deforestación en la Amazonia, Vichada y Arauca.

Es contra ese “proyecto de muerte” que luchan de tiempo atrás los NASA y otras comunidades campesinas y afrocolombianas asentadas en varios territorios del país. Y lo vienen haciendo, sin el apoyo de ambientalistas y de expertos que han advertido de los riesgos ambientales y ecológicos que tiene continuar ejecutando un modelo de desarrollo que sigue viendo a la Naturaleza como una fuente inagotable de recursos. 

Por eso la Minga de hoy debería de entenderse en ese contexto, sin llegar a desconocer que el taponamiento de la Panamericana afecta a sectores vulnerables que exhiben, hasta cierto punto, simpatías hacia los pueblos indígenas que con dignidad defienden sus cosmovisiones. No se puede desconocer que las acciones de la Minga generan una colisión de derechos que no es fácil dilucidar y explicar a quienes inmersos en las lógicas del capitalismo y de la urbe como el lugar del capital, ven con naturalidad que el desarrollo económico avance sin controles y cortapisas, hasta lograr someter y transformar a los últimos ecosistemas naturales- históricos que quedan sin intervenir.

Las lecturas y las críticas cargadas de animosidad étnica en contra de los Mingueros aparecen de inmediato cuando los bloqueos afectan no solo al gran capital, sino a quienes sobreviven de negocios que dependen de manera directa de la apertura de la vía Panamericana. 

Mantener la coherencia y la cohesión de la lucha indígena es un proyecto ético-político complejo y cada vez más incierto debido a que el capitalismo apela a fuertes dispositivos ideológicos que tienen como función generar fisuras al interior de las organizaciones indígenas como la ONIC, OREWA, ACIN y CRIC.

Si bien es cierto que a las comunidades indígenas del Cauca se les reconoce su organización y capacidad logística y espíritu combativo, algunos de sus miembros advierten fisuras y procesos de cooptación de líderes comuneros, con el claro propósito de erosionar el proceso de resistencia que de tiempo atrás lideran los NASA en el centro y norte del departamento del Cauca. Baste con recordar la acción política y organizativa con la que el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez buscó horadar la férrea organización del CRIC, al establecer en territorio caucano a la OPIC[2].

A esa acción política muy propia del talante de Uribe, se suman hechos y cambios culturales al interior de los pueblos indígenas del Cauca.  Pensar que la televisión, la llamada “cultura moderna”, el consumo y el poder del dinero no vienen afectando la cohesión identitaria de esos pueblos indígenas, es como intentar ocultar el sol con un dedo. A lo anterior se suma la llegada de la marihuana a los territorios ancestrales.

Sin desconocer los principios éticos con los que los indígenas Nasa del Cauca suelen explicar la relación consustancial que sostienen con la Madre Tierra, es válido preguntar por los efectos negativos que pueden estar generando de tiempo atrás en esa relación, la llegada del monocultivo de la marihuana a sus territorios. Como negocio, la producción de medicamentos a base de las propiedades del cannabis parece estar erosionando la cohesión al interior de las organizaciones indígenas y horadando esa relación inmanente con la que los indígenas históricamente han enfrentado el discurso del desarrollo y las actividades agroindustriales, la minería, legal e ilegal, y la deforestación.

Ese y otros desafíos enfrentan hoy los NASA y muy seguramente otras comunidades indígenas que ven cómo sus jóvenes poco a poco se alejan de la sabiduría de sus Mayores y de manera concomitante, aportan a los procesos erosivos que ya sufren las relaciones de inmanencia establecidas con la Madre Tierra. Mientras el paro continúa, los líderes de la Minga continuarán luchando no solo contra la férrea posición adoptada por la dupla Duque-Uribe, sino contra las pugnas internas que amenazan con resquebrajar ese último bastión de resistencia contra los proyectos de muerte que propone el capitalismo, en particular en esas últimas fronteras y territorios en donde aún no llega el “desarrollo y el progreso”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Páginas vistas en total

Etiquetas