Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018

Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018
2 asentamientos: Los Samanes del Cauca y Navarro, ubicados en el jarillón del río Cauca.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.
Resultado de un proceso investigativo, este libro en coautoría da cuenta del tratamiento periodístico dado por el Diario El País de Cali, a los hechos y circunstancias que hicieron posible el desplazamiento forzado en Colombia y la aparición de la categoría Desplazados. 2016

jueves, 16 de agosto de 2018

“INCONSCIENCIA ECOSISTÉMICA”


Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo

Las transformaciones que el ser humano ha logrado hacer a su medio natural no solo le han permitido erigirse como una especie dominante, sino como la única capaz de provocar cambios sustanciales, definitivos y quizás irreversibles, sobre unos ecosistemas que a pesar de sus condiciones de resiliencia, reconocidas por el mismo ser humano,  en muchos casos fueron subvaloradas, al igual que las condiciones de fragilidad ecológica de ecosistemas con capacidades diferenciadas para soportar la presión humana y las cargas contaminantes.

La presencia incontrastable del ser humano en el planeta obedece al histórico y entronizado distanciamiento que como especie hizo de esa compleja red de relaciones y conexiones ecosistémicas que tradicionalmente llamamos Naturaleza. Al sentirse por fuera de ese ámbito y auto representarse como especie única, el ser humano ha llegado a subvalorar su propia fragilidad  y por ese camino, condenar a otras especies al sufrimiento y a su desaparición.

Son tan fuertes y visibles los efectos que el ser humano viene dejando en el Planeta, que ya varios académicos hablan del Antropoceno como una suerte de “era geológica”, fundada en las transformaciones que la especie humana ha logrado provocar y asegurar en ese sistema llamado Tierra.

Arias Maldonado reconoce al Antropoceno como “…una nueva época geológica cuyo rasgo central es el protagonismo de la humanidad, convertida ahora en agente de cambio medioambiental a escala planetaria…La tierra estaría abandonando el Holoceno, cuyas condiciones climáticas relativamente estables han sido propicias para la especie humana, y adentrándose  de un modo gradual  en un Antropoceno de rasgos aún imprevisibles. La causa más relevante de dicho desplazamiento  sería la influencia  de la actividad humana  sobre los sistemas terrestres, lo que habría provocado el acoplamiento  irreversible de los sistemas sociales y naturales. Aunque el cambio climático es la manifestación más llamativa de esta transformación, está lejos de ser la única: en la lista también figuran la disminución de la naturaleza virgen, la urbanización, la agricultura industrial, la infraestructura del transporte, las actividades mineras, la pérdida de biodiversidad, la modificación genética de organismos, los avances tecnológicos, la acidificación  de los océanos o la creciente hibridación socio natural. Se trata de un cambio cuantitativo de tal envergadura que ha pasado a ser cualitativo. De esta manera, la humanidad se ha convertido en una fuerza geológica global[1].

En dicho proceso transformador, que deviene histórico, hay que reconocer en el ser humano una suerte de “inconsciencia ecosistémica” que bien podría explicar no solo el sentido de las transformaciones naturales, sino los riesgos en los que hoy sobrevive como especie.

La “inconsciencia ecosistémica” parece desaparecer cuando desde la ciencia y el conocimiento científico se empieza a hablar de inter y transdisciplinariedad. Por el contrario, exponer la necesidad de comprender hoy las complejas relaciones de los ecosistemas naturales y la “lógica” desde donde la Naturaleza “actúa”, es reconocer la existencia de ese estado de inconsciencia ecosistémica en el que ser humano ha vivido por siglos en el Planeta.

Sus actuaciones y decisiones frente a las relaciones Naturaleza-Sociedad le han permitido actuar desde campos del saber, con sus desarrollos técnico-científicos, profundamente desconectados y despreocupados por establecer co-evaluaciones sobre los impactos que cada uno viene dejando en la Naturaleza. Quizás la explicación esté en lo expresado por Crosby: el hombre es una entidad biológica antes que católico, capitalista o cualquier otra cosa[2]. De allí que se puede colegir que la especie humana ha actuado y sigue haciéndolo en y sobre la Naturaleza, como una entidad biológica desconectada de los ecosistemas naturales que aún lo arropan como una especie más.

Con toda su capacidad para crear el mundo paralelo en el que hoy vive, el ser humano creó Instituciones, marcos mentales y categorías universales como el poder, la religión, el  Estado, entre otras, a partir de particulares representaciones de la vida y del cosmos, que fueron llevando, progresivamente, a que la especie humana fuera abandonando su lugar biológico.

Por más esfuerzos conceptuales, metodológicos y actitudinales que el ser  humano logre establecer, será difícil reversar ese estadio de inconsciencia ecosistémica no solo por lo irreversibles que resulten las modificaciones y efectos hechos a los ecosistemas, sino por la inercia de un  desarrollo económico y de una vida cotidiana que logró consolidarse bajo la idea de que es posible vivir por fuera de la Naturaleza.  

Inconciencia ecosistémica que está anclada a un desarrollo científico, tecnológico y técnico que en su rapidez, no puede atender y comprender los "lentos" procesos de recuperación de los ecosistemas. Ángel Maya decía: "El sistema de la vida se caracteriza ante todo por su diversidad. La economía del ecosistema es diferente y quizás contradictoria con la economía que regula la producción del hombre. Los sistemas han ido buscando el equilibrio a través de la biodiversidad".(Desarrollo o cambio cultural. CUAO y Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes del Valle del Cauca. p. 2). 





Imagen tomada de tierracolombiana.org


[1] Arias M. M (2018). Antropoceno. La política en la era humana. Colombia. Taurus. págs. 14-16.
[2] Citado por Arias, p. 54.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Páginas vistas en total

Etiquetas