Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018

Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018
2 asentamientos: Los Samanes del Cauca y Navarro, ubicados en el jarillón del río Cauca.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.
Resultado de un proceso investigativo, este libro en coautoría da cuenta del tratamiento periodístico dado por el Diario El País de Cali, a los hechos y circunstancias que hicieron posible el desplazamiento forzado en Colombia y la aparición de la categoría Desplazados. 2016

martes, 15 de agosto de 2017

ELEMENTOS PARA PENSAR REGIONES SOSTENIBLES

Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo

Cualquier actividad, ejercicio académico, científico y/o político que se emprenda para tratar de comprender o explicar fenómenos y hechos socio ambientales, debe pasar, inexorablemente, por el tamiz correlacional que se dibuja cuando expresamos la triada Estado- Sociedad- Mercado.  En esa misma medida, el ejercicio de pensar, diseñar y hasta soñar Regiones Sostenibles debe pasar por todo tipo de reflexiones, investigaciones, análisis y cuestionamientos alrededor de las formas como operan las relaciones entre los componentes de la señalada triada,  así como el carácter, el funcionamiento, el devenir y los alcances, entre otros, del Estado, de la Sociedad y del Mercado.  

Para el primero, debemos reconocer su espíritu, su carácter, eficacia simbólica[1] y situación simbólica[2] con la que  se definen, en buena medida, sus maneras de operar como un tipo de orden legítimo y viable. La tarea que se desprende de inmediato es auscultar la institucionalidad estatal que deviene histórica, pero en buena medida también coyuntural dadas los vertiginosos cambios culturales que viene experimentando la sociedad sobre la que opera, con el objetivo de  controlarla, someterla, guiarla y/o acompañarla en el largo proceso civilizatorio que “justifica” y explica la relación binaria Estado-sociedad. Para el caso de las Regiones Sostenibles, es clave revisar las políticas ambientales y advertir si como orden perenne, el Estado colombiano logró, en el tiempo, tener, ofrecer, aplicar y consolidar una política ambiental capaz de integrar los discursos hegemónicos del desarrollo y el progreso, en aras no solo de dar cumplimiento a compromisos ambientales adquiridos, sino para garantizar la sostenibilidad de los ecosistemas naturales y sociales que comparten sus dinámicas en un mismo espacio geográfico (natural).

Es claro, entonces, que varios elementos y circunstancias se congregan alrededor de esas institucionalidades que hacen parte de la triada Estado-Sociedad- Mercado; y   con ellas  mismas, se buscan explicaciones y se emprenden acciones conducentes a comprender, evitar o mitigar eventos, hechos o fenómenos socio ambientales.  Dentro de esos elementos aparecen la fortaleza institucional, la coherencia diferenciada de los partidos políticos, la cultura política expresada en las urnas, los grupos de poder hegemónico (élites tradicionales, por ejemplo), o “nuevos” que por específicas coyunturas político-electoral hayan alcanzado el poder político estatal y finalmente, los niveles de expresión de lo que llamo aquí un Estado análogo[3].

En cuanto a la Sociedad, señalo como elemento clave para evaluar el funcionamiento y el devenir de la agregación amorfa de individuos y ciudadanos que la constituye, a la cultura dominante y al juego que esta le permite, el lugar que le ha cedido o los beneficios políticos que le aseguran las expresiones y prácticas culturales de lo que varios autores llaman la poscultura. El consumo, la reproducción humana, el individualismo y el antropocentrismo, entre otros elementos, deben mirarse y tenerse en cuenta a la hora de pensar y discutir modelos de regiones sostenibles, soportadas claro está, en una visión sistémica integradora de la vida social, con los ecosistemas naturales.    

Y en lo que refiere al Mercado, señalo como principal característica la producción y la reproducción del capital como objetivo estratégico que hace confluir de un lado, las aspiraciones, deseos y las propias incertidumbres de los ciudadanos presos de lo que les ofrece la poscultura y del otro lado, somete la política y  la institucionalidad estatal al designios de una globalización económica que urge la eliminación de obstáculos, de fronteras y de quimeras como la defensa de la soberanía estatal y popular y por ese camino, el aprovechamiento sin límites, de los recursos naturales y de los servicios ecosistémicos que prestan valiosos y estratégicos ecosistemas.   

Así entonces, pensar y diseñar regiones sostenibles implica de manera clara, la exposición y quizás la disección de cada uno de los componentes de la triada Estado-Sociedad- Mercado. Esta reflexión continúa.




Imagen tomada de ecologiaverde.com


[1] Refiero a la confianza que el Estado genera como actor político en determinados grupos sociales. Para el caso colombiano, propongo, para un análisis crítico  de su funcionamiento y de su eficacia simbólica, la nomenclatura Estado Asimbólico: http://germanayalaosoriolaotratribuna.blogspot.com.co/2017/08/colombia-un-estado-asimbolico.html

[2] Refiero como situación simbólica al momento que vive el Estado como estructura de poner y dominación, en relación con las formas representacionales de sus asociados construyen y comparten alrededor de la legitimidad de su operación, la legalidad de las decisiones adoptadas en particulares instituciones o agentes estatales y en general, de lo que como símbolo de unidad política y faro moral proyecta en los ciudadanos que de manera “natural” han aceptado su autoridad.
[3] Refiero con Estado análogo a esa institucionalidad estatal que si bien cumpliría las mismas y originales funciones políticas y territoriales del Estado, su finalidad sería el diferenciador del Estado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Páginas vistas en total

Etiquetas