Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018

Nueva Publicación: Investigación sobre dos asentamientos informales de la ciudad de Cali. 2018
2 asentamientos: Los Samanes del Cauca y Navarro, ubicados en el jarillón del río Cauca.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.

NUEVA PUBLICACIÓN. PERIODISMO Y DESPLAZAMIENTO FORZOSO EN COLOMBIA.
Resultado de un proceso investigativo, este libro en coautoría da cuenta del tratamiento periodístico dado por el Diario El País de Cali, a los hechos y circunstancias que hicieron posible el desplazamiento forzado en Colombia y la aparición de la categoría Desplazados. 2016

martes, 28 de marzo de 2017

LOS PRESIDENCIABLES (V)


Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo

Aquellos que acompañan de tiempo atrás el proceso de paz de La Habana, e incluso, quienes se “montaron en el bus” de la Paz recientemente, ven en Humberto de la Calle Lombana al líder político capaz de sacar adelante el difícil y complejo proceso de implementación  de lo acordado y con ello, dejar las bases sociales, culturales, políticas y económicas para ver si logramos consolidar, en unos años, escenarios de posconflicto.

De la Calle reúne el perfil para liderar el gobierno de transición[1] que el país requiere para hacer menos traumático el tránsito del estadio de guerra en el que vivimos por más de 50 años, al estadio de la paz que estamos apenas tratando de construir.

El ex vice presidente de Samper Pizano conoce, como muy pocos, el Acuerdo Final (II) y a la cúpula de las Farc, lo que le debería de otorgar un plus diferenciador en relación con los otros candidatos que buscarán llegar a la Presidencia en 2018, sin conocer a los líderes de esa organización subversiva y el sentido transformador del documento con el que se puso fin al enfrentamiento armado y se sembraron las bases para construir una paz estable y duradera.

A lo anterior se suma que De la Calle no genera mayores resistencias en esa parte del Establecimiento que aún tiene dudas y miedos por el proyecto político[2] de las Farc y por la posibilidad de comparecer ante la JEP por el apoyo brindado a estructuras paramilitares y por haber coadyuvado de disímiles maneras a la extensión de la guerra interna y a la degradación de la fuerza pública en el cumplimiento de sus objetivos misionales.

Ahora bien, una eventual, esperada y necesaria candidatura de Humberto De la Calle debería de oficializarse con la toma de distancia del partido liberal, de la coalición de gobierno y del Gobierno de Santos. Ya el país sabe que Vargas Lleras es el candidato de Santos y de esa parte del Establecimiento que no acompañe el sentido y el contenido del Acuerdo Final (II). 

Presentarse a elecciones con las banderas de Santos le restaría legitimidad y transparencia a De la Calle Lombana, en el actual contexto de polarización que se respira en el país y que muy seguramente aumentará la crispación en la medida en que se acerquen las elecciones presidenciales. De esa manera, Humberto de la Calle podría atraer los votos de aquellos sectores societales que fueron engañados[3] por el Centro Democrático y por Ordóñez en la sucia campaña por el NO, en la jornada  plebliscitaria vivida ese recordado 2 de octubre de 2016.

De la Calle Lombana es un liberal que tiene el carácter, el talante democrático y la sapiencia suficientes para poder entablar diálogos con los sectores de derecha y extrema derecha que aún tienen dudas sobre lo acordado en La Habana, así como los de la extrema izquierda y la izquierda democrática que no acompañaron la negociación política adelantada en territorio cubano.

Para enfrentar al Centro Democrático y a Ordóñez Maldonado, en su claro objetivo de reversar lo acordado en Cuba, Humberto de la Calle tiene la experiencia de haber liderado una compleja negociación política con las Farc, pero también el carácter suficiente, sin caer en el discurso camarrorero que caracteriza a Álvaro Uribe Vélez[4], para enfrentar a quienes desde sus huestes y acompañados por sectas religiosas lideradas por el ex procurador Ordóñez, harán todo para echar para atrás[5] el Acuerdo Final (II) si logran hacerse con la Casa de Nari.

Hay que esperar que el político liberal tome la decisión de lanzarse como candidato presidencial. No faltará, eso sí, el señalamiento de que su eventual candidatura contará con los votos de las Farc. No debería de extrañar que así fuera, dado que como gestor clave en la negociación en La Habana, tiene ganado el respeto de los líderes farianos y de los miembros del partido político que nacerá una vez las Farc hagan dejación de armas y puedan hacer política tal y como el país espera que suceda.

Una vez oficializada su candidatura, se espera que se dé un acercamiento con Robledo, Claudia López, Navarro Wolf y Fajardo, entre otros, con miras a consolidar una gran coalición que pueda darle la pelea a Vargas Lleras y al candidato[6] del Centro Democrático, Alejandro Ordóñez Maldonado, confesos enemigos del proceso de paz, de la implementación y del posconflicto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Páginas vistas en total

Etiquetas